Cómo salir al monte con calor

Cómo salir al monte con calor

Consejos para tus rutas de senderismo en verano y precauciones para evitar una insolación

Equipo Dersu | 22 jun 2022

Ahora que llega el verano, el cuerpo nos pide hacer planes para salir a disfrutar del aire libre. Pero ojo, el sol y el calor se pueden convertir en nuestros peores enemigos durante la jornada si no tenemos precaución y nos protegemos adecuadamente, ya que podemos sufrir una insolación o golpe de calor.

Para que puedas evolucionar en tus actividades de montaña con seguridad, en Dersu encontrarás una sección de aprendizaje, donde te contamos, en breves píldoras informativas, algunos consejos para evolucionar en tus rutas de senderismo.

Estas son algunas medidas y precauciones para planificar tus rutas este verano:

Busca rutas con sombra

Siempre que puedas, elige una ruta donde haya zonas de sombra tipo bosque y/o zonas con agua en las que puedas refrescarte a lo largo del recorrido. Los días de más calor evita los lugares poco arbolados y con poca vegetación, en estos enclaves el suelo y el ambiente acumulan mucho calor y esto puede hacer especialmente desagradable la jornada.

Cuida los horarios

Realiza la ruta durante las horas más frescas del día (por la mañana temprano, siempre que sea posible) y evita las horas centrales, que son las más calurosas.

Ojo a las altas temperaturas

Si la temperatura es mayor de 30ºC hay que extremar las precauciones, pero si supera los 35ºC es mejor cambiar el plan e irse a pasar el día a remojo (esta situación constituye un riesgo extremo). Atención también en ambientes muy húmedos ya que se transpira mucho más y el sudor, que permanece líquido, no puede ser eliminado, aumentando el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Lleva el equipo adecuado.

En estos días no puede faltar:Protección solarGorra (a ser posible que tape el cuello)Agua en exceso (mínimo 2 litros para una salida de media jornada, atención si confías en rellenar tu botella durante el recorrido porque en verano las fuentes pueden estar secas) Alimentos ricos en sales minerales (al sudar se eliminan muchas sales que hay que ir reponiendo). Ropa de color claro, ligera y un poco holgada que permita evaporar el sudor y ventilar adecuadamente nuestro cuerpo.

Durante la marcha.

Protégete de la radiación con crema y cúbrete bien la cabeza, el cuello y la cara (zonas más sensibles a la temperatura). Hidrátate con frecuencia aunque no tengas sed y ve reponiendo las sales minerales. Puedes rociarte o pulverizar agua sobre tu piel y abanicarte para refrescarte de vez en cuando.

Qué debes evitar

Tomar bebidas con azúcares, cafeína o alcohol.

Beber agua muy fría y de manera rápida.

Lanzarte de golpe a una masa de agua (puede provocar un shock térmico, a la hora de tomar el baño se debe entrar poco a poco).

Llevar la piel expuesta a la radiación solar (ir sin camiseta, en bikini, etc).

Empapar tu ropa para seguir la marcha (moja la piel y obstruye la ventilación).

Insolación por golpe de calor

Qué es y cómo actuar ante una insolación o golpe de calor

Realizar ejercicio físico bajo el sol y el calor aumenta el riesgo de sufrir una insolación (efectos leves) o incluso un golpe de calor, convirtiéndose en nuestro peor enemigo durante nuestra salida de montaña porque puede tener efectos muy graves. Ante la llegada del verano, es necesario conocer un poco más sobre este problema.

¿Qué es la insolación o golpe de calor?

Es un fallo que sufre nuestro cuerpo en la regulación de la temperatura como consecuencia de la exposición prolongada a ambientes calurosos. La combinación de actividad física y calor hace que nuestra temperatura corporal aumente, lo que obliga a nuestro organismo a poner en marcha todo el sistema de “refrigeramiento” del que dispone. Sin embargo, cuando la temperatura del exterior es superior a la de nuestro cuerpo (36ºC), este sistema puede fallar. En ese caso sufriremos un aumento de nuestra temperatura y una serie de síntomas que debemos saber reconocer porque en algunos casos (cuando nuestra temperatura es superior a 41ºC) las consecuencias pueden llegar a ser muy graves.

¿Cómo reconocer una insolación o golpe de calor?

Estos son los posibles síntomas para identificarlo:

  • Deshidratación
  • Respiración rápida, ritmo cardiaco rápido y débil
  • Tensión baja, fatiga, debilidad, mareos que pueden desembocar en desorientación (en casos más graves)
  • Ausencia de sudor y enrojecimiento de la piel
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Calambres musculares

¿Cómo actuar?

Si vas por el monte y detectas que tú u otra persona muestra el inicio de estos síntomas es necesario actuar lo más rápido posible para que la situación no se agrave:

Buscar un lugar fresco a la sombra y para la marcha. Si no lo encontramos, lo fabricaremos con una manta térmica, toldo o similar.

Beber agua poco a poco (el agua no debe estar demasiado fría).

Intentar bajar la temperatura corporal de la persona aplicando compresas húmedas frescas en frente, axilas e ingles y abanicar.

En caso de no mejorar, pide ayuda médica.

Nunca fuerces a la persona afectada a continuar la marcha, ya que puede empeorar la situación.